Noticias de interes

Las franquicias: La posibilidad de crear tu propio empleo

La franquicia como fenómeno internacional es una alternativa al emprendimiento individual o colectivo


Tiene gran difusión en economías desarrolladas y que ha alcanzado impactos importantes en la generación de empleo, en la creación de empresas -gran porcentaje de las cuales son PyMES– y en la generación de riqueza.

En Estados Unidos un tercio del PBI fluye a través de franquicias y emplea a uno de cada 16 trabajadores en este país. Sus características y los resultados obtenidos la presentan como fenómeno exitoso desde el punto de vista empresarial (explica el Contador Marcelo Zuliani, consultor de Estudio Canudas-Profesionales Especializados en Franquicias)

Cuando se plantean la idea de abrir un negocio propio, las personas encuentran una extensa lista de obstáculos, que hacen que reconsideren la situación y, en muchas ocasiones, logran que abandonen su espíritu emprendedor. Sin embargo, la franquicia puede ser una excelente opción.

Uno de los sueños que comparten muchas personas es el de poder dejar de trabajar como empleados y convertirse en sus propios jefes. Sin embargo, son pocos los que se atreven y se lanzan a la aventura del autoempleo-entre muchas de las consultas que recibe diariamente Estudio Canudas, solicitando asesoramiento sobre este aspecto-.

Uno de los frenos más habituales que desmotiva a los potenciales emprendedores es el costo que supone llevar a la práctica este sueño: el elevado precio de poner en marcha un negocio. En una franquicia, la inversión depende de muchos factores como el concepto de negocio, el sector de actividad, el franquiciante, el tipo de local que se requiere, la duración del contrato, la reputación de la marca, etc. Al respecto hay que decir que no todos los negocios requieren una alta inversión; es cuestión de saber elegir aquel que mejor se ajuste a las posibilidades de cada individuo. En el mercado de la franquicia existe un amplio abanico de marcas que, con inversiones moderadas, ofrecen la oportunidad de desarrollarse como empresarios

Al momento de iniciar un emprendimiento, agrega el contador Zuliani, es necesario tener en cuenta los factores de éxito de las franquicias. Según las estadísticas, la Organización Internacional de Franquicias (IFA) demuestra que en un período de cinco años, únicamente el 5% de los negocios independientes sobreviven, mientras que, en el caso de las franquicias, este porcentaje es del 95%. El sistema de franquicia está diseñado para ofrecer, generalmente, una fórmula de éxito suficientemente probada con anterioridad, a la que se une asesoramiento y, en muchas ocasiones, formación continua.

Los inevitables errores empresariales suelen eliminarse del sistema a través de la experiencia del negocio. Este no es un dato menor -explica el contador Zuliani- ya que la mayoría de los emprendedores termina cometiendo errores, que luego pueden llevar al fracaso del negocio, de esta manera se eliminan y corrigen errores. Así, el franquiciante suele estar en buenas condiciones para ayudar a superar los problemas que pueden surgir en el desarrollo de la actividad, gracias sobre todo a la experiencia adquirida. Ésta, unida a un trabajo duro y consciente, es sin duda una buena fórmula ganadora.

 

Ventajas para el franquiciado

La principal ventaja de trabajar detrás de una marca reconocida es la reducción de costos y la posibilidad de contar con el asesoramiento y el apoyo necesario en todo momento. Además, se reduce el riesgo inicial, ya que se entra a formar parte de una red que se ha probado en el mercado con éxito.

Entre otros beneficios que el franquiciado puede obtener están los siguientes:

  • Derecho del uso de marcas.
  • Asistencia permanente.
  • Menor requerimiento de capital.
  • Aprovisionamiento en condiciones favorables.
  • Mejor publicidad.
  • Fácil acceso a financiación.
  • Beneficios de la sinergia de una red.

Este modelo atrae a muchos emprendedores que anhelan ser sus propios jefes y trabajar en su propio beneficio y que, al mismo tiempo, no quieren correr los riesgos que supone desarrollar una idea independiente, de la que se desconoce su rendimiento en el mercado.

Esta serie de ventajas hace mucho más fácil la puesta en marcha de una empresa o un comercio y permite entrar a formar parte de una cadena con experiencia y conocimiento de la actividad a la que se dedique. Esto produce seguridad en el futuro franquiciado y diluye el posible sentimiento de soledad al tiempo que reduce la posibilidad de fracaso. De esta forma, la franquicia se convierte en la llave para muchos emprendedores, que desean poner en marcha un negocio con éxito probado, para lo que el franquiciante aportará todo su conocimiento y su experiencia al franquiciado.

En definitiva, el autoempleo en un negocio de franquicia va dirigido a las personas que han dedicado muchos años de trabajo en una empresa y hoy deciden iniciar una nueva actividad; a aquellos que ya poseen un trabajo pero quieren ampliar su campo de acción y aquellos que trabajan por cuenta propia y buscan una fuente adicional de ingresos.

 

Cdor. Marcelo Pablo Zuliani

Consultor Estudio Canudas - Profesionales Especializados en Franquicias