Noticias del Estudio

¿El fast fashion acabará con la moda argentina? nota de Estudio Canudas para Univisión Noticias

Tras la crisis económica de 2001, que hundió el mercado interno y derivó en una política proteccionista, Argentina se posicionó como un destino para consumir moda y diseño de autor.


Así, en poco más de una década, los ingresos por exportaciones de indumentaria representó en el último año 1% de los ingresos del país: parecerá poca cosa, pero esto sumado al consumo interno dieron ganancias por unos 730 millones de dólares en el último año, según el Centro de Investigación y Desarrollo Textil del INTI.

Nuevo gobierno, nueva moda

El Estudio Canudas, un despacho argentino especializado en franquicias, lleva un buen seguimiento del crecimiento de las exportaciones de marcas argentinas y ha estimado que si bien desde 2012 el proceso de internacionalización de la industria indumentaria local ha decrecido, Argentina sigue a la cabeza, a nivel regional, como el país latinoamericano con más franquicias y tiendas en el exterior, de las cuales 53% pertenece a la industria indumentaria.
Sin embargo, esta realidad podría cambiar con el fin del cepo importador que ha dispuesto el actual presidente argentino, Mauricio Macri: “Se habla del retorno de las marcas de lujo con su propuesta de valor, esto es parte de la competencia leal que las marcas argentinas están dispuestas a dar, lo dañino para la industria nacional es el ingreso de marcas del fast fashion mundial, que produciendo en ‘paraísos laborales’ se han convertido en un infierno de explotación”, explican desde la Cámara Argentina de la Industria Indumentaria (CIAI). (Lea aquí el artículo Fin del Cepo y protestas en la primera semana de Macri)

Diseño argentino de exportación

Por su parte, Carlos Canudas, director del estudio del mismo nombre, asegura en cuanto a la apertura del mercado de la moda que vive el país: “Yo creo que no se va a abrir totalmente [el mercado local], pero sí que vamos a tener un grado de libertad mayor al que hemos tenido en los últimos tiempos. Por supuesto, muchas de las marcas de lujo que se fueron del país quieren volver a Argentina, pero no creo que el desembarco sea muy rápido, porque debe haber otras condiciones [económicas] para que ocurra. Sin embargo, cuando suceda será como consecuencia de que los mismos argentinos soliciten las licencias para traer la máster franquicia al país”.
Así, mientras unos sostienen que hay que impulsar que las marcas locales sigan saliendo al mercado internacional, otros, como los importadores, buscan favorecer una apertura controlada y bien gestionada del ingreso de franquicias extranjeras al país. Por eso cabe preguntarse si la industria local estará lista para darles la bienvenida a Gucci, Hermés, Chanel y todas las marcas de Fast fashion que vendrán detrás de ellas.

Fuente: Univision.com